Observar la ciudad desde lo alto exigió plantearnos una nueva mirada comunicacional que desarrolló, desde su cierro perimetral hasta en sus avisos, una personalidad única y bien definida, tal como la arquitectura de sus casas y departamentos.